martes, 27 de marzo de 2012

Orfeón UCV: el renacimiento más allá del pesar y la tristeza

"Campesino que estás en la tierra, marinero que estás en el mar" Viva el Orfeón Universitario! Cortesía Venezuela Sinfónica

Hoy es un día muy especial para mi amada Universidad Central de Venezuela, casa del saber y la cultura que lucha todos los días por superar los ataques de la violencia y la intolerancia, tal y como sucedió esta madrugada por parte de los chacales del oficialista grupo “M - 28”.
Y es que con el Aula Magna remozada por la gestión de la rectora Cecilia García-Arocha, el Orfeón Universitario recordará el 35 aniversario de su renacimiento, tras la tragedia de Las Azores, ocurrida en septiembre de 1976 y que acabó con la vida de todos sus integrantes, incluyendo el genio coral Vinicio Adames, además de integrantes de la Fuerza Aérea Venezolana, tripulantes del Hércules C – 130.
Declarado Patrimonio artístico de la Nación, el OU fue fundado por el maestro Antonio Estévez en 1943. Es la agrupación coral más antigua del país y representante de Venezuela en diversos foros internacionales, así como en las emotivas ceremonias de graduación. En lo personal, cada vez que escucho el himno ucevista, letra del poeta Luis Pastori y música de Evencio Castellanos, se me tranca el pecho y arranco a llorar.
“Tal fue el estremecimiento de Venezuela, por la pérdida de tanto talento juvenil, que a la primera convocatoria llegaron 800 personas. Luego hicimos una preselección de 350, para escoger a las 80 que en definitiva estuvieron en ese concierto del 27 de marzo de 1977”, dijo Raúl Delgado Estévez a César Miguel Rondon en el muy escuchado programa de Exitos 99.9 FM.
Segundo de Adames en la agrupación, Delgado Estévez dirigió a la agrupación durante 23 años, para dejarla en las expertas manos del maestro César Alejandro Carrillo, su actual líder. En cierta oportunidad, tuve el privilegio de escuchar la historia del regreso del Orfeón Universitario a las islas portuguesas, donde se produjo la tragedia.
Cuesta creer que en plena Venezuela Saudita, no hubiese presupuesto para que el OU lograra los pasajes para abordar el Coloso de Viasa, para llegar a Barcelona, España. “Cuando volvimos, la gente de Las Azores estaba muy conmovida, al punto de que muchos de los objetos personales de los orfeonistas, esparcidos en el pequeño campo donde se estrelló el avión, fueron devueltos por sus habitantes, incluyendo el diapasón de Vinicio Adames. Al momento del concierto, se fue la luz y todos sentimos que nuestras voces se fundieron a un doble coro, con otras que estaban más allá”.
Orfeonista rechazado en mis tiempos de estudiante, tiempo después encontré sin querer las tumbas de aquellos muchachos y muchachas en el Cementerio del Este, muy cerca de la de mi querida abuela Elina Rosa Bolívar de Peñalver. ¡Viva por siempre el gran Orfeón Universitario de la UCV¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario