jueves, 1 de marzo de 2012

Jesús Elorza
El día martes 28 de Febrero, el Gobierno Nacional fiel a su doctrina de Democracia Participativa, “le participó” a las Federaciones Deportivas Nacionales y a las Ligas de Deporte Profesional que ya había sido aprobado el Reglamento Parcial a La Ley de Deporte.
El gobierno Nacional nuevamente da muestra de su carácter autocrático al aprobar un instrumento legal sin ni siquiera consultar a los sectores involucrados en esa norma regulativa. Esperó hasta el último día para decir que ya tenía el reglamento y resulto ser que lo presentado solo es un reglamento parcial. Solo regularon los aspectos que mas convenía a su política intervencionista del sector federado y al manejo de los inmensos recursos económicos que estarán destinados al Fondo Nacional para el Deporte.
La política totalitaria del régimen arremete contra el sector deportivo de las federaciones, al establecerles como normas obligatorias la constitución de sus asambleas generales, condicionar la estructura de los cuerpos directivos y el derecho al voto. Esto viene a representar un intervencionismo de la autonomía del sector deportivo federado, una violación expresa a la libre asociación y al carácter privado de las organizaciones del voluntariado deportivo.
Además, faculta a los Consejos Comunales y a la figura anticonstitucional de La Comuna como instancias reguladoras de los clubes deportivos.
Descaradamente busca imponer el control del gobierno sobre los Clubes Privados amparado en el falaz argumento de que en esas instalaciones se practican deportes y por lo tanto son sujetos de la regulación del Estado para determinar su uso colectivo.
Golpea y restringe deporte profesional al establecer normas de control sobre la publicidad y el desempeño de las personas que laboran en el sector. Queda en evidencia la intención de cercar progresivamente la autonomía del sector y conducirlo a su desaparición.
De manera confiscatoria, se apropia el gobierno de 90 segundos de mensajes en los medios de comunicación. Mensajes que serán elaborados por el Ministerio del Deporte y que pasaran a formar parte de la política comunicacional del régimen. Una especie de “Cadenita” para el disfrute de las focas deportivas del régimen.
También la forma de presentar un reglamento parcial es retrotraer al deporte a los años 80 cuando la Ley de ese momento fue reglamentada parcialmente y nunca llegaron a superar el reglamento numero 1.
Queda al descubierto que la real intención no era reglamentar la Ley, sino solamente aquellos artículos que le permitieran avanzar en su política autocrática, intervencionista y totalitaria. En particular el objetivo central del reglamento parcial es el absoluto control del manejo del Fondo Nacional para el Deporte. Más de un tercio del articulado es dedicado a ese tema.
En síntesis, como bien lo señala una expresión popular, podemos decir, que esta parodia reglamentista solo busca establecer una normativa jurídica para “Raspar la olla del Fondo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario