miércoles, 19 de noviembre de 2014

Querida Clara Alejandra, en tu cumpleaños!






Querida Clara Alejandra:

Una persona a quien quiero tanto como tú, mi muy ejecutiva hermana Clara Elina, o sea, tu mamá, me pidió que escribiese unas líneas explicativas sobre el vals que bailarás en la fiesta de tus 15 años, a la cual uno de estos virus eruptivos, lamentablemente de moda, me impidió asistir.

Hay varias versiones sobre "Adiós a Ocumare". Voy a contarte la que me contó, hace muchísimos años, mi abuelo Antonio Delgado Noguera. Resulta ser que había un músico muy parrandero y talentoso, al que un jefe civil le informó que debía salir del pueblo o si no, lo pondría preso: una muestra más de que el autoritarismo viene desde hace mucho tiempo atrás en este país.

El músico desterrado compuso esa pieza y tal fue su belleza y  excelsitud académica, que el jefe civil le perdonó, permitiéndole quedarse en el pueblo, Ocumare del Tuy. Ángel María Landaeta es el nombre de ese primer violín, aunque estuve buscando en Google y salieron otras versiones, que no coinciden con la de mi viejo querido.

Antonio Delgado (1905-1985) fue un hombre bueno, que siempre estuvo enamorado de la tierra donde tu naciste, el estado Anzoátegui. En circunstancias aún confusas para mí, llegó en la década de los años 30 del SXX a Barcelona, para cumplir un viejo sueño: conocer el río Neverí y las ruinas de la Casa Fuerte. 

“Muchacho, usted está loco: ni que yo tuviera haciendas de cacao ni barcos en el mar”, siempre le contestaba su tatarabuela Estílita, al niño que fue alguna vez Antonio Delgado.

Literalmente con una mano atrás y otra adelante, Delgado Noguera llegó a Anzoátegui para vivir los mejores 30 años de su vida, junto a una mujer tan o más mandona que tu mamá (que ya es mucho decir), mi abuela Clara María de La Cruz Almeida Hernández de Delgado Noguera, paisana tuya, pero de Aragua de Barcelona.

El joven Antonio hizo un hogar, ladrillo a ladrillo, desde el sótano hasta la azotea, y allí brillaron sus tres estrellas: Clarita (mi mamá, o sea, tu abuela), Antonio Rafael y Ligia Josefina, acompañados luego por los primos Haydeé y Alfonso.

Antonio Delgado fue un oriental como el que más, pero siempre llevó a los Valles del Tuy en su corazón. Cada vez que escuchaba Adiós a Ocumare, experimentaba una especie de alegría rara: parecía que su alma libre, viajaba en medio de lágrimas a la casa paterna, la de Pedro Delgado, el estudiante de ingeniería que no llegó a cumplir su sueño de graduación porque la UCV estaba cerrada por Cipriano Castro.

"Adiós a Ocumare" ha sido el hermoso vals que ha acompañado, una a una, a las muchachas de mi casa, en el trance de despedirse de la niñez.

Esta noche, cuando tu orgulloso padre Rubén Pereira te tome del brazo para invitarte a bailar esa pieza, estarás envuelta en la magia del amor más puro a la tierra, a las tradiciones de una casa y al corazón de un hombre bueno, de sombrero, que podrás ver en el rostro de tu hermano Rubén José, que se le parece mucho.

¡Feliz cumpleaños, niña de mi corazón!

Fernando Peñalver, Porlamar
19 de noviembre de 2014

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Un camión de talento y solidaridad llamado Rubén Mijares


Rubén sostendrá tertulias con la gente en Margarita muy pronto (Foto @rebotero)


Fernando Peñalver
@rebotero

Porlamar. En estos días visité por primera vez al grato estadio Guatamare, hogar de los Bravos de Margarita, sitio donde trabaja como asesor de la presidencia del equipo un amigo mío: me refiero al gran Rubén Mijares.

Odiado por algunos, querido y respetado por una vasta legión de seguidores, Rubén es un profesional del periodismo deportivo y más que eso es un gran conversador.

Hace algunas lunas, específicamente en el año 1990, el profesor José Fernández Freites y yo le invitamos a que compatiera con alumnos de la Cátedra de periodismo deportivo en la UCV. 

En aquella oportunidad, coincidió en el estrado con el gran árbitro de baloncesto, José Luis Puerta Vidal, gente del deporte y amante de la música. Puerta falleció tiempo después, dejando un hondo vacío por su rectitud y decencia, valores que hay que sembrar, cultivar y multiplicar en estos tiempos salvajes que vivimos.

Rubén se acordó clarito de aquella visita, a la casa que Vence las sombras. Yo siempre recuerdo aquella colita que nos dió a Ramón Delgado Cisnero y a mi de Caracas a Puerto La Cruz. Acaba de finalizar el séptimo juego de la final de la Liga Especial de Baloncesto, entre Marinos de Oriente y los campeones Cardenales de Portuguesa, con Carl Herrera en plan estelar.

"Si quieren, vénganse conmigo. Eso sí, necesito que me vayan conversando en el camino", nos dijo el Negro y así fue. A mitad de la ruta, a medianoche, le comenté  "Rubén, estoy cumpliendo años y tengo una hambrazón". "Espérate cinco minutos, que vamos a comer la mejor parrilla del oriente venezolano", dijo quien fuera árbitro de voleibol en sus tiempos mozos.

Y así fue: perdida en la oscuridad de la noche, rodeada por todas las gandolas del planeta, estaba una chocita de cuyo fogón salían kilos y kilos de carne. "Dionisia, dame un kilo de parrilla...¡pero de la que tu sabes!", le dijo el Negro a la señora, que se le iluminó la cara al verlo llegar a su caney.

Decir que comimos rico, se les dejo a su imaginación y para no hacer el cuento más largo, tan sólo les diré que llegamos a las 2:30 am auna Caracas que siempre ha sido ruda y Rubén me llevó a mi casa en Santa Rosalía y a Ramón lo dejó en la suya en el 23 de Enero. 

Así es Rubén Mijares: enorme, como su solidaridad.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Eritza Somalia: dulcita por encima de todo





Fernando Peñalver
@rebotero

A la profesora Gloria Cuenca, con la mismita irreverencia 
y torpeza de aquella entrevista en cambote…



Que vivimos tiempos muy amargos en Caracas, es una demoledora verdad que tan sólo algunos contrarían con cloacal maldad y fanatismo, dignos de la quinta paila del infierno. A veces pesa hasta respirar. En ocasiones, nos mimetizamos con la barbarie, pareciéndonos a lo que más detestamos. Es doloroso en extremo…

No obstante, y en este punto nos dan ganas de cantar al “Aleluya” de Haendel, existen personas cuya gracia, picardía y talento para hacer magia son dignas de admiración. Son aquellas a la que cierto e hipercitado autor llamaba las Imprescindibles. Con I mayúscula.

Hoy quiero compartir con ustedes las impresiones de una querida y admirada integrante de mi familia virtual: es la profesora universitaria Eritza Somalia, mejor conocida en el mundo de las redes sociales como @ladelospostres.

Tengo que admitir que la conozco poco, que jamás me he tomado un café con ella, contrariando el sermón que siempre les doy a mis hijos: “los verdaderos amigos se conocen viéndolos a la cara, café mediante”. Me perdonan esa…

En sus respuestas ustedes verán cómo una mujer hermosa en la más íntegra de las acepciones, no permite que el ambiente de escasez y precariedad le arruine una guarimba de dulces para sus seres queridos y clientes. 

Bien temprano en la mañana, agarra #suscachachás  para ir al encuentro de sus alumnos en la UCV, pese a la guerra asimétrica que el gobierno le tiene montada a la “casa que vence las sombras”.  

Baila salsa brava o escucha a los grandes de la ópera, mientras afuera su vecina oficialista abusa la tarde del domingo, con una cornetota a todo dar, que vomita la voz del comandante eterno…

Es una madre, esposa, amiga, hermana y amante de la literatura, que rinde culto a la amistad en cada oportunidad que se le presenta en el camino. Es Eritza Somalia.
Eritza tiene el misterio de una Top Model
oxoooxoxoxx

1) ¿Por qué en tiempos tan amargos apuestas a la dulzura?

No solo ahora, ¡siempre he apostado por la dulzura! Este emprendimiento de la repostería es el resultado de una determinación: lo de hacer postres (y convertir ese hacer en un negocio) es un proyecto largamente pospuesto en el tiempo. No es una idea de ahorita: no es ni circunstancial ni coyuntural. Todo lo contrario, llevo años pensándolo, considerándolo e invirtiendo en ello. Me decidí en este momento porque ¡es tanto el perolito que tengo! que, sinceramente, me daba dolor que languidecieran en mi cocina, en mis despensas. Creo, de hecho, que no pude elegir momento mejor porque he tenido muy buena receptividad entre la gente que me ha premiado con su generosidad y que ha sido espléndida en sus comentarios después de probar mis postres.

2) Si tuvieras que invitar a alguien para comprar lo que necesitas para tus dulces, ¿cómo sería ese recorrido?

El recorrido, me acompañe quien me acompañe, sería una jornada de deporte extremo y lleno de incertidumbres y acertijos. ¡Conseguir los ingredientes en un acto de fe! Donde consigues una cosa, no consigues la otra… De los precios ¡ni hablar! De manera que para esos menesteres -que siempre asumo en solitario- tendría que llevarme a alguien con mucha paciencia y sentido del humor.

3) ¿Exorcizas tus demonios batiendo cremas, probando mezclas y compartiendo un producto terminado bien hecho?

¡No! ¡Para nada! Con la repostería no mezclo nada que no sea estrictamente dulce, amoroso y placentero… Para mí cada postre –bien sea para mi casa o para un cliente- es una oportunidad para ser generosa y creativa. Más que exorcizar, lo que hago es potenciar mi creatividad y descubrir con cada receta las muchas posibilidades que derivan de mezclar sabores y texturas; olores y consistencias… ¡Es demasiado fino! Y, obviamente, cuando veo (o pruebo) el producto terminado me siento muy bien conmigo misma ¡y espero transmitirle ese bienestar al consumidor final!

4) ¿Cuál es tu postre bandera, el que se vende más y cuál es el postre que te lleva de un solo jalón a los tiempos de la infancia?

En las últimas semanas, la Cremosa de Óreo (una tarta fría hecha a base de queso crema, nata montada y galletas öreo) ha tenido mucha demanda. Me encanta hacerla porque, aparte de ser muy rica, queda muy bonita y, con solo verla, ¡la gente se emociona! El postre que me lleva a mi infancia es el dulce de lechosa y el dulce de ciruelas pasas… ¡Son los que hacía sigue haciendo mi mai para la época de navidad!

5) Un famoso personaje de la historia reciente mostró predilección por el dulce de lechosa, ¿cuál será el postre del futuro?

¡No tengo cómo saberlo! Y si te refieres a las predilecciones de la persona que está ahora frente al gobierno venezolano, ¡nada he sabido! El postre del pasado, del presente y del futuro ¡será el postre que se pueda hacer sin que a nadie le vaya la vida en ello!

6) Es un hecho constatable que hoy mucha gente escribe. ¿Como estudiosa de la literatura, se escribe más y mejor o más y peor?

Creo, definitivamente, que se escribe más y mejor. Soy promotora tanto de la buena lectura y, sobre todo, de la buena escritura. Creo que mientras más gente haya escribiendo bien mejor le va a ir a todo el mundo y a la cultura y al buen talento que se propaga…

7) Eres profesora de la Escuela de Comunicación Social UCV. ¿Cuál es la receta para que alumnos lean de verdad verdad?

Generar el interés predicando con el ejemplo y dejándole claro al alumno que él es co-creador de cada obra que lee porque, indefectiblemente, contribuye a la plusvalía de sentido de cada texto cada vez que lo lee y lo interpreta desde su experiencia de vida. Cuando el muchacho entiende esto, ¡leer se le convierte es una necesidad!
 

8) ¿Has sentido la tentación de tirar la toalla, tanto en la cocina, como en el aula de clase o la alegría y la esperanza terminan imponiéndose?

La tentación de dejar la docencia es un fantasma que siempre me acompaña: a veces me siento realmente agotada y con ganas de no ir nunca más a la universidad. ¡Me he sentido así muchas veces! Y por muchas razones… Pero amo mi trabajo. Yo soy docente por vocación, por elección y por convicción. No me veo haciendo ninguna otra cosa que no sea dar clases. Por otra parte, siempre hay un tipo de alumno que justifica el sacrificio que representa ser profesor en Venezuela… De la cocina nunca me canso, como tampoco me canso de bailar o de amar.

10) ¿El emprendimiento terminará salvando a la economía venezolana?

 

Los emprendimientos son iniciativas individuales, particulares en todo caso. El curso de la economía de un país depende de mucho más que eso, de una serie de variables que escapan o trascienden lo que una persona o un grupito de ellas puedan asumir como reto en particular. Las políticas económicas deben ser gerenciadas, promovidas e implementadas por gente que sepa de ello y, sobre todo, que piense de manera sincera en el bienestar de las mayorías.


lunes, 1 de septiembre de 2014

Hoy me declaro Agente libre. Adiós a El Universal.


Hola buena gente del ciberespacio:

Dice el refranero popular, que lo mejor es lo que pasa. Y yo respaldo  esa afirmación. Hoy me declaro agente libre, luego de finalizar una travesía de año y medio en la redacción deportiva del diario El Universal, específicamente desde el 1 de marzo de 2013 al 1 de septiembre de 2014.

No es la primera vez que le digo adiós al rotativo de la esquina de Ánimas. En 1993 y tras otro lapso de año y medio de trabajo bajo las órdenes de Álvaro Miranda, decidí buscar otros horizontes, al constatar que tan solo sería el eterno avance de los periodistas titulares.

En el siglo XXI, luego de confirmar a diario mi capacidad de compromiso, profesionalismo, entusiasmo y seriedad en la atención a mis fuentes, se da la decisión de no renovar mi contrato. Ellos sabrán por qué lo hicieron. Tengo la conciencia tranquila. No le debo nada a nadie.

Fue un tiempo de aprendizaje, de evidente crecimiento, en el cual valoro haber compartido con la gente del barrio del beisbol y José Domingo Pérez, el colectivo de Caracas, con la encantadora gente de Arte y espectáculos, mis panas de fotografía, así como haber buscado un respiro de la presión cotidiana,  en el aire de las 5:30 de la tarde de la avenida Urdaneta.

Para nadie es un secreto cómo andan las cosas en el país y mucho menos para los periodistas, en especial para quienes tenemos el “detalle” de pensar de manera independiente, con cabeza erguida, a todo evento y ante quien sea.

Mientras termino mi lenta pero auspiciosa rehabilitación física, para recuperar la total funcionalidad del tobillo izquierdo, sé que vendrán mejores tiempos para mí, para el país y la profesión, en medio de la desproporcionada oscuridad que vivimos.

Tuve la oportunidad de informar y conmover a diversas audiencias, tanto por las plataformas tradicionales, como las que representan el futuro hace ya muchísimo tiempo: las redes sociales.

Tengo el entusiasmo intacto, cuento con la fuerza y el talento para reinventarme y citando a Jorge VI en el brillante film “The King Speech”, aquí también vamos a hacer posible aquello de “We shall prevail”.

Se fue este largo y magro mes de agosto. ¡Comenzó septiembre! La vida sigue.


A sus órdenes en:

@rebotero




58 - 212- 412 9710733


Año nuevo, vida nueva 2014 (Foto Oswer Díaz Mireles)
Esperando la luz en uno de los tantos apagones (Foto Gustavo Bandres)

 
Final LPB 2013 en Puerto La Cruz, la malograda corona de la violencia (Foto chamo del Luis Ramos)

La piscina es mi amor perpetuo (Foto @rebotero)


Greivis Vásquez anuncio que pasaría a Kings de Sacramento en eudTV