sábado, 3 de marzo de 2012

Gente que me encontré en el camino: Ennio José Peñalver Bolívar

La prensa venezolana y sus periodistas siempre daremos la cara.
Estaba en la calle con Ana María, donde la gente camina como robot y apela al empujón para abrirse paso en las aceras, cuando escuché una canción muy querida por mí y que estremeció hasta los tuétanos a la política del país, a finales del SXX:

"Y ese barco entrando en la bahía, ahí se va, se va la novía mía"

Ese canción la entonaban los integrantes del grupo "Los Wawancó", una agrupación bien particular integrada por "seis jóvenes universitarios llegados a Argentina para estudiar Medicina a mediados de los años 50, desde Costa Rica (Mario Castellón), Perú (Carlos Cabrera), Chile (Sergio Solar) y Colombia (el mítico Hernán Rojas, Enrique Salazar y Rafael Aedo)", según relatan en su página oficial.

A esa misma canción apeló Ennio José Peñalver Bolívar (1940 -1987), economista, periodista, político, profesor universitario, sibarita y buena gente para responder a sus colegas en torno al barco refrigerador, que el gobierno de Carlos Andrés Pérez I (1973 - 1978) regaló a Bolivia, en un gesto simbólico por su reclamo en acceder al Mar.

El barco en cuestión se llamaba "Sierra Nevada" y su compra con sobreprecio por parte de la Corporación Venezolana de Fomento, fue denunciada con coraje, aplomo y picardía por Peñalver Bolívar, quien siendo militante de Acción Democrática, el partido en el poder, no dudó entre su militancia y su fiero compromiso por difundir la verdad, cayera quien cayera, sin miedo.

Inevitable: fue la cárcel y un cerro de procesos judiciales trataron de quebrarle la voluntad, pero jamás le pestañeó la dignidad, salió con la frente en alto de esas adversidades.

Al final, el presidente Pérez tuvo que enfrentar una sanción moral del Congreso Nacional, y evitó ir a la cárcel "gracias" al voto del entonces parlamentario José Vicente Rangel, ayer denunciador temido, hoy muy cercano colaborador del Comandante Presidente y ahora metido a sapo. Quien lo diría..

Amigos de los amigos, fundador de la República del Este, su columna "A ritmo de tres" era discusión obligada de los círculos políticos, y entre los panas que, que escocés y escocés, compartían de lo humano y lo divino en la Venezuela hipotecada de Luis Herrera Campins.

En los tiempos de la defenestracion de CAP (1993) por fuerzas reaccionarias y oscuras, el historiador Jesús Sanoja Hernández recordó el arrojo de Peñalver, quien fungió durante muchos años como secretario de Gonzalo Barrios, candidato de AD que perdió frente a Rafael Caldera, en los comicios de 1968.

Personalmente, tengo una deuda de gratitud con él, ya que perfiló mi compromiso para ser periodista. "Mira Fernando, te advierto que esta es una profesión de la que uno, una vez dentro, no se puede salir. Somos como las putas viejas: nos estremecemos al ver un bombillo rojo en la noche".

Cada 27 de Junio, día del Periodista venezolano y su cumpleaños, levanto una copa de vino tinto en su honor.

5 comentarios:

  1. Que belleza! Tuve la oportunidad de conocer a Ennio cuando yo era una niñita. Él era muy amigo de mi papá y siempre iba a nuestra casa. Nos llamaba a mis hermanas y a mí "El Batallón Galipán" y resulta que las tres somos periodistas hoy en día. Lástima que su nombre esté un poco olvidado, pero era de los mejores periodistas de este país. Gracias por publicar esto tan hermoso!

    ResponderEliminar
  2. Alexandra, gracias por tu comentario. Me gustaría contactarte. Mi email es rebotero@yahoo.com y el celular 0412 3139775. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. CLARET PEÑALVER TAUIL12:24 p. m.

    Hoy me levante con el despecho a flor de piel, extrañando a mi gente... Mi hija, mis hermanos, l@s prim@s, la abuela, l@s tí@s... A MI TURCA y a MI ENNIO, MI QUERIDO ENNIO... Busqué tu escrito y sentada frente a el, leyendo un pedazo de lo que fue mi papá. Sólo las lágrimas describen el orgullo de ser su hija, y más allá su amiga y admiradora secreta... Gracias Fer, por dejarme plasmado esto, aquí vendré cada vez que necesite encontrarme con él. Te Quiero Primacho...

    ResponderEliminar
  4. Claret, ellos ahora son tus ángeles de la Guarda. Fuerza bella!!!

    ResponderEliminar
  5. Su edad biologica y la historia fue muy mezquina con Enio quien nunca tenia nada que ocultar o aparentar, sus posiciones eran frontales sobretodo a quienes tuvimos la honra de disfrutar y aprender de su Amistad incondicional. Junto a Caupolican y toda esa gama de ilustres venezolanos de la Republica del Este se firmo la mas bella epoca que vivio Caracas, ya despues nos refugiabamos el el Tio Pepe de la Calle El Recreo de Sabana Grande donde se hablaba de lo humano y lo divino. Tambien recuerdo claramente cuando siendo Director o Editor de la Revista del gremio de Economistas escribio en su portada esa cancion caribeña tan bien ilustrada por Fernando con foto del Sierra Nevada, y fui testigo de exepcion de como quienes decian ser sus amigos lo dejaron solo, empezando por ser detituido de la revista con una carta donde lo tuteaban afectuosamente develando la mas absoluta hipocrecia. Esa denuncia seguramente filtrada por sus multiples relaciones dentro del seno del gobierno de CAP, fue repontenciada o utilizada por los notables en su primera embestida en contra de la democracia (estoy seguro que Enio jamas tuvo esa intencion), siendo el costo pagado por Ennio bastante alto.

    ResponderEliminar