jueves, 9 de febrero de 2012

"¡Yo vivo montado en una silla eléctrica!" Diofre Vides Cortez, Toros de Aragua

Diofre es amante del picante de Catara. Foto FP
Su voluminosa humanidad es proporcional a su don de gente. Se llama Diofre Vides Cortez, ingeniero de profesión y hoy al frente de la oficina de los Toros de Aragua, desde su gerencia general. Desde su puesto de comando, respondió tres preguntas!

1) ¿Cómo es el día a día de un gerente de un equipo, es un lecho se rosas o una silla eléctrica?

Definitivamente es una silla eléctrica. A esta oficina entra una cantidad impresionante de personas, que viene por una franela, por una entrada, porque la pizarra se dañó, un sinfin de detalles. Y cuando se te complica la situación por las lesiones, la cosa se pone más intensa. Se reporta el médico o el kinesiólogo. Esto es muy fuerte cuando estás en casa. Al estar de gira, hay un margen para la distensión. Hasta oportunidad de comer con los jugadores tienes.

2) ¿Quién exige más, el dueño o la fanaticada?


Al dueño que yo represento, le gusta que todo vaya marchando, que todo se vaya ejecutando. Es muy exigente. La fanaticada siempre critica, son dos horas de juego muy intensas. Hay cosas positivas, pero son las menos.


3) ¿La ingeniería te ayudó con el baloncesto o viceversa?
Yo creo que mi formación académica me ayudó mucho con mi cargo de gerente general de un equipo de baloncesto. En el desarrollo de estructuras, especialmente. Pero sucede que durante las dos horas del juego, se te olvida la ingeniería. Ocurren tantas cosas, en tan corto período de tiempo. Allí te ayuda la ingeniería: analizas los mejores escenarios, con las mejores decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario