martes, 14 de febrero de 2012

Bellas basqueteras enamoradas!!! Feliz dia!!!

El amor es un sentimiento poderoso, capaz de estremecer la faz de la Tierra. Es por ello que hemos querido rendir homenaje al santo mártir San Valentín, preguntándole a cinco damas del baloncesto, cómo fue que las enamoraron.
Si usted quiere compartir su sentimiento, ¡hágalo con un comentario al final de esta nota! ¡Que lo disfruten!

Josefina de Diez:
"Paco (Francisco Diez) y yo éramos vecinos y él me invitó a una fiesta. Mi mamá no me quería dar permiso y fue a mi casa a hablar. En la reunión nos empatamos y luego estudiamos juntos en el Pedagógico. Siempre para donde vaya, me trae un regalo o un detalle. Nosotros siempre celebramos todo en familia, muy unidos".

Yetzenia Vásquez de Torrres:
"Yo cuando conocí al Pichi, él no estaba en la Liga. Nos vimos en una fiesta; es un hombre muy romántico. Excelente esposo, padre, hijo. Es muy detallista. Él ahora está trabajando en la Liga, pero si se olvida lo ahorco".

Charo de Palacios:
"Yo estaba en una selección de baloncesto en Los Teques, estaba representando al estado Sucre. Cuando vi a Armando Palacios, me impactó y él también. Vivíamos en el mismo barrio y me dije, ese va a ser para mí. El era muy tímido, pero en las miradas sentí su corazón, en nuestras caminatas a la salida del liceo. Armando fue el gran amor de mi vida, siempre lo voy a extrañar".

Roxana de Lugo:
"Richard me enamoró con cariño, con buen trato, con una buena salida a cenar. Eso es muy importante para mí. Los regalos no son importantes, lo relevamte es el afecto, el respeto, la valoración y la admiración mutua que debe tener una pareja. Siempre recuerdo las salidas al Fortichone de Chacaíto. De repente me traía una rosa, no de las que venden por allí, sino arrancada de un rosal".


Ana María Linares: "como todas las cosas muy vivas, este amor con Fernando Peñalver comenzó con elementos variopintos. Una miradita aca, una mentirilla por allá, una sorpresa por acá, un guiño más allá. Todo comenzó con la sorpresa de encontrarme a mí, en su lugar de trabajo, que llegamos a compartir. Y después, la sorpresa mía de descubrir su presunto gusto por tomar el té, cosa que es parte de mi cultura. Los detalles que son tan importantes, las atenciones, los gestos que, lejos de haber mermado con la convivencia, se han multiplicado a casi tres años".  

1 comentario:

  1. Luis Antonio Chirinos2:13 p. m.

    Margherita y yo nos conocimos por pura casualidad. Ella fue a Cabimas al cumpleaños de un buen amigo de su familia y conocio a mis hermanos y a mis amigos, incluso visito la casa de mis papas pero yo vivia en Caracas. Mis amigos y hermanos me la presentaron por telefono porque yo habia llamado para la casa ese fin de semana y nos conocimos a los pocos dias cuando regreso a Caracas. Fue amor a primera vista. Luego de 10 años de habernos conocido, casi 8 de casados y 2 bellos hijos puedo decir que Ella es toda una bendicion que llego a mi vida en el momento que mas necesitaba de una amiga, una compañera. Tu la conociste Fernando, cuando haciamos las marchas en La Candelaria cuando el Paro Petrolero. jejejeje, eramos novios en esa epoca. Un abrazo y excelente cronica. Muchas felicidades para ti y Ana Maria.

    ResponderEliminar