viernes, 3 de agosto de 2012

Una pasada por el Aniversario de El Nacional en Los Cortijos



El 3 de agosto es una fiesta "bordada" en el calendario de las efemérides importantes de Venezuela: es el aniversario del diario El Nacional, fundado por Miguel Otero Silva y su padre Henrique Otero Vizcarrondo en 1943. 
Patrimonio fundamental en la defensa de las libertades ciudadanas y la promoción de las mejores causas de la venezolanidad, estuvimos acompañando a la gran familia que hace posible esa enorme corporación editorial. 
Junto a mi hijo Gabriel Armando Peñalver, recordé cada 3 de agosto que me tocó acompañar a su mamá María Fernanda Ramallo, en los 17 años que laboró en entonces diario de Puerto Escondido. Ayer eran los salones del Caracas Hilton, hoy el venido a menos Alba.
Marifé, primero junto a María Luisa de Silva y luego con Aylema Rondón y Yaemí Vargas, corrieron de lo lindo para que cada reconocimiento fuera un punto inolvidable en la historia familiar de cada trabajador y cada periodista. El 3 de agosto sabíamos en casa que "perdíamos" a Marifé, como en efecto sucedió el 3 de noviembre de 2003...
Ahora es una especie de megaromería, que impacta en el ya congestionado tráfico de Los Cortijos, cita obligada para la sincera congratulación y para la infaltable ejercicio del chuleo, de quienes desean libar gratis en el convite de uno de los grandes emporios comunicacionales del país.
Fue grato ver a gente respetada, fue grato darse una vuelta en medio de la balumba, pero mucho más grato fue el íntimo almuerzo en La Crocante en mi querido hijo y futuro colega. 


Gabriel Peñalver y nuestro amigo Roland Carreño

No hay comentarios:

Publicar un comentario