martes, 26 de junio de 2012

Tres preguntas a Andry Osorio: "soy un talismán deportivo"

Andry es un Señor con S mayúscula. Foto FP
Hay gente grande y humilde en el baloncesto, pioneros que aportan su pasión alegre sin estridencias, comunicadores que se han ganado a pulso el afecto y el RESPETO de la afición. Tal es el caso de Andry Osorio, talismán de la suerte y voz que identifica al circuito radial de Marinos de Anzoátegui. Devoto hombre de familia, Osorio es capaz de convertirse en el conjurador mayor, de la candela en la Caldera del diablo, el legendario gimnasio "Luis Ramos" de Puerto La Cruz, ciudad que le ha acogido como uno de sus hijos dilectos. Andry respondió, con la gentileza que le caracteriza, las Tres preguntas de Rebotando hoy.

1) ¿Qué significa Marinos y Puerto La Cruz en tu corazón?

Yo estoy identificado con esa organización, desde hace muchísimos años y agradezco a su nueva directiva la oportunidad de volver con ellos en la pasada campaña. De los nueve títulos del Acorazado, yo he narrado ocho, he tenido ese gran placer y honor de estar con esa divisa. He visto nacer jugadores, vi despedirse a los basqueteros experimentados. Por si fuera poco, cuento con el apoyo y la empatía de ese público con este servidor de los medios de comunicación.

2) ¿Eres una especie de talismán deportivo?

Eso se dice mucho y es cierto: el primer título alcanzado por Marinos el 13 de junio de 1991, yo estaba allí. No sólo con el básquet. Las Aguilas del Zulia, cuando alcanzaron su primer gallardete, yo estaba trabajando con ellos y lo mismo sucedió con Caribes de Anzoátegui.

3) ¿Qué sientes cuando alguien se automina La Voz del Baloncesto, en un gesto de arrogancia e irrespeto hacia gente como tu?

La verdad,  eso es algo insólito Fernando. Cuando se dice algo de ese tamaño, se irrespeta a una generación de pioneros de la que formo parte, junto a Nelson Jiménez, Armando Naranjo o Juvencio Ramos.  Pero es que además, es una falta de respeto con las nuevas generaciones, muy talentosas por cierto, y que no son de nuestra escuela. El reto de nosotros ahora es tratar de nivelarnos con los jóvenes, y por qué no, superarlos. Por cierto, te felicito por esta página que llevas en la web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario