viernes, 22 de junio de 2012

A propósito del campeonato de los Heat en NBA: "siempre habrá un pero..."

El tiempo de la grandeza le llegó a LeBron James y los Heat de Miami, ante unos talentosos Thunders de Oklahoma, en medio de una temporada recortada, cuya serie final será recordada por la poca fe y la evidente animadversión de la gran prensa deportiva estadounidense hacia el hoy MVP.
Desde este blog y luego de revisar con detenimiento los análisis de los principales portales dedicados al tema, pudimos constatar que en un 90% el respaldo de los opinadores o analistas estaba enfocado hacia la tropa de Kevin Durant. Siempre en 6 o 7 compromisos, pero la balanza estaba inclinada hacia los de OKC.
Quizás por el deseo de llevar la contraria o porque pensamos que todos tenemos una oportunidad de brillar en la vida, pusimos nuestro respaldo a James, el basquetero más exigido y escrutado a nivel mediático en la todopoderosa NBA.
Quizás aún no hayan terminado de barrer los papelillos de la celebración, cuando alguien salga a decir que ahora LeBron "tiene que probar" su calidad de estrella y líder en una campaña completa.
"Siempre habrá un pero", nos dijo anoche nuestra amada Annie, cuando le comentamos el caso. Y es verdad, siempre habrá un resentido que le encuentre el pero al logro de los floridanos, los mismos que quienes no vimos fumando el Habano de Red Auerbach en las fotos de la merecida algarabía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario