miércoles, 16 de enero de 2013

Unas líneas que le debía a Jesús Eduardo Lizarraga, mi otro papá

La ficha de JELS para el CPD
A Maryelda Lizarraga, porque es una guerrera de la vida!

Cuando se tienen pocos amigos, contados pero queridos, es altamente letal que tengan el mal gusto de morirse, tal y como sucedió con Jesús Eduardo Lizarraga Segovia (1925 - 2012), el pasado mes de diciembre. Y más de uno dirá, "y ni tan amigos serían, porque se tardó un kilo para escribirle unas piches líneas".
Conocí a "Jelizas", su apodo de cronista deportivo, hace algo mas de 20 años. Fue de las primeras personas conocidas que uno ve en la TV, declarando a la salida de los cuerpos policiales, por el vil asesinato de un familiar, en aquel caso su hijo Freddy. Esa tragedia que hoy se ha trivializado, una guerra ciega y sorda en la que los dolientes ya no le piden nada a nadie, porque eso no les devolverá a su ser querido. Ni justicia piden...
Tras la desaparición de otro grande como Gustavo Aguirre, Lizarraga y este servidor estrechamos los lazos de amistad, de confianza, al punto de que trabajamos juntos en la entonces agencia de noticias Venpres, él como coordinador  de deportes, yo como cumplidísimo reportero que había encontrado en él una mano amiga para salir del desempleo de aquella temporada, no de ésta...
Lizarraga amaba a su familia, con locura a su adorada Angelina, a su hija Marielda, sentimiento que echó raíces en sus nietos y hasta bisnietos. Fundador del Círculo de Periodistas Deportivos, gremialista a carta cabal, Jesús Eduardo era la mente maestra, el guardián celosísimo porque los actos de la institución quedaran "que ni bordados".
Tuve el honor que convencer a JELS, para que se metiera a la Internet. Los que lo conocieron saben lo testarudo que era el querido "Negro" de la señora Angelina. Luego, me lo agredeció, porque en los tiempos en que su salud menguó de manera drástica, sus dedos de reportero se mantenían ágiles, siempre tras la busqueda de la verdad y las mejores causas. Faltaron brazos para llevarlo a su última morada, él que tanto se empeñó a ayudar a la gente. Una verdadera pena y fortuna para los que sí estuvimos allí. Mi papá biológico murió hace varios años y mi otro papá se fue en diciembre. Gracias por todo y por tanto Jesús Eduardo. Te quiero mucho.



2 comentarios:

  1. Anónimo6:33 p. m.

    Gracias Fernando.Ademas debo agregar que fue un exelente padre y abuelo, guia excelente para sus hijos y para sus nietos, quienes decian si necesitaban alguna tarea h<cer VOYA LLAMAZR A PAPAPA EL ME AYUDA.Y asi era. nunca decia que no szbia. Lo amamos mucho y tuvo una vida excelente. MARYELDA LIZARRAGA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:14 p. m.

    Gracias Fernando!! Por tan bellas palabras!! tan llenas de sentimientos y verdades!! asi era nunca tenia un no! y no sabes cuanta falta me hace mi viejito... y mi mama!!

    ResponderEliminar