viernes, 11 de enero de 2013

Guaifai citadino: Azúcar de nuestros tormentos o señora váyase a buscar marío!!

Levantarse en la mañana y no tomar café, es peor que un golpe constitucional, por más reiterado que se haya vuelto en los últimos tiempos de "buen gobierno"
Usted arma la cafetera, espera por el vapor para el capuccino y levita con el olor del negrito recién colado. Pero sin azúcar o con poquita en el recipiente de madera, la cosa puede volverse preocupante.


oxoxoxoxox

Siempre he creído que un corte de cabello, júrenlo, es mucho más terapéutico si lo comparamos a una consulta psiquiátrica. Y allá a la barbería llegó la proclama, no la de "la planta insolente del extranjero" ni ninguna otra parejería.  El grito fue primario y simple. "HAY AZÚCAR EN EL SUPER!!!"

oxoxoxoxox

Quiso el destino que llegara a comprar las dos últimas bolsitas, rotas además, del cristalino mineral producido en la central El Palmar de Aragua. Las viejitas que estaban detrás de mi me quedaron viendo feo. El supermercado era un caos de colar kilométricas, de gente haciendo malabarismos con cuatro botellas de aceite, o paquetes de Harina Pan o los dos paqueticos de azúcar por persona.

oxoxoxoxox

La cola se ha convertido en un símbolo o una forma de entendernos en la cotidianidad caraqueña. La gente se queja, conversa, drena, jode pero fundamentalmente está pendiente de que nadie se le ponga por delante. Quien se pasee por un automercado podrá sentir, que sino estamos al borde de un estallido social,  a lo mejor ya lo saboreamos muy de cerca. La violencia verbal se vuelve moneda de cambio corriente.

- Señora, yo no me estaba coleando, no invente. Váyase a buscar marido!!!

- Ujum, ni que eso sirviera para "argo", respondieron más allá.  

 Las lecciones de febrero de 1989 parece que no las aprendimos. Mientras tanto el nuevo cogollito atornillado en el poder se frota las manos: el petróleo llegó a 101 dólares por barril. La fiesta sigue, pero hasta cuándo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario