miércoles, 11 de julio de 2012

En mi primera experiencia coral internacional con el Polifónico Rafael Suárez aprendi que...

María Colón de Cabrera en las calles de Cincinnati. Foto FP


...el privilegio de ser dirigido por la Maestra María Colón de Cabrera es algo que no puedo describir con palabras. A pesar de sus naturales "achaques" de salud, la Maestra de Todos fue un portento de alegría, vitalidad, entusiasmo y amor por el tricolor nacional en los Séptimos Juegos Corales Mundiales de Cincinnati, donde logramos dos diplomas dorados y uno de plata, confirmando la vigencia del Polifónico Rafael Suárez en el concierto internacional.

...una mamá coralista debe estar puntual para salir a las 3 de la madrugada de casa y no perder el toque de amor jamás, como lo hizo Jhosimar Sánchez con su niña que cumplía años el mismo dia de nuestra partida. Le dejó el regalo a su nena mayor, cual Niño Jesús adelantado en julio.

...soy capaz de superar el hecho de haber sido "retenido" sin motivo alguno en el intimidante cuartico de inmigración, junto a otros compañeros de viaje en Atlanta, pero mi alma se mantuvo en paz al punto de poder cantarles una criollísima canción a los atónitos oficiales de guardia.

...el pueblo estadounidense es plural, diverso y siempre con una sonrisa a flor de labios para los venezolanos. Con el respeto por delante siempre, estamos destinados a coexistir en el futuro, más allá del fanatismo y la circunstancial prédica de odio. Ah, de ñapa conocí al estadio de los Rojos de Cincinnati, gloriosa divisa de mi admirado David Concepción, venerado en las calles de esa hermosa y limpísima ciudad.

El pueblo estadounidense es amigo del venezolano. Foto FP


...que la tolerancia es un valor sin el cual no podemos coexistir en la faz del Planeta Tierra. Que cuatro coralistas son capaces de soportarse en una habitación, marcando sus muy particulares espacios, especialmente a la hora de compartir el baño, pero sabiendo que el éxito depende de estar a tiempo en cada uno de los compromisos.

...que soy capaz de ver con afecto a un coralista venezolano en un aeropuerto internacional, o aplaudirle con todo el entusiasmo del que soy capaz, sin que mi alma quede lastimada por un desprecio o postura "divística", muy propia de algunos seres en este tipo de eventos. Lástima por ellos...


...que siempre tengo un hermano mayor coralista, como Cruz Beltrán Paiva, capaz de arriesgar su propia integridad física, para evitar que me robaran, mientras manteníamos una inocente parrandita en el lobby del hotel. Tuvo la suficiente altura moral para controlarse y no afectar el desempeño del grupo. Se salvó el ratero que le atacó a traición, por la espalda.


Thomas con el Polifónico tras el taller de Gospel. Foto FP

...que el Gospell es una manifestación musical profunda, nacida del dolor, pero que está orientada al cielo de la esperanza de quienes están metidos en el fondo del pozo, como canta Serrat en su canción Bienaventurados. Gracias a André Thomas, por enseñarnos que se puede. Que siempre se puede.

...que alguien es capaz de arriesgar su vuelo, corriendo en los pasillos de un terminal aéreo, para rescatar a un compañero perdido y quizás temeroso por los férreos controles de seguridad. Gente como estas las catalogo como VALIENTES en mi diccionario personal. Son dignas de mi eterna admiración.

...que la calidad profesional comunicacional más elevada, no está reñida con la discresión y la humildad. Prueba de ello fue el brillante desempeño de Carlos Enrique Lasala, devoto esposo y amantísimo padre de Mariela y Laura. Confirmó su condición de Polifonista, con el juvenil entusiasmo de los reporteros rookies. Bravo mi hermano.

...que para informar con pasión, entusiasmo y calidad, a veces no hace falta ni siquiera estar. A la distancia, Jhon Isaac Requena, movió la vida del Polifónico, através de las redes sociales, con maestría y devoción, ratificando que su alma está por encima de las pequeñeces. Es un gran organizador, en medio de una cultura del despelote.

...que no existen sueños imposibles, sino mentes poco soñadoras. Hace unas semanas era un imposible nuestra gira, hoy estamos de regreso reinventando repertorios, explorando nuevas posibilidades de expresión musical y sabiendo que ahora somos distintos y especialmente MEJORES de cara a los tiempos por venir, para lo que nos formaron maestros de la talla de Cruz Rafael Cabrera, Leonor Cabrera, María Luisa Cabrera y Luis Gabriel Cabrera.

La alegría distinguió siempre al Polifónico.Foto FP

1 comentario:

  1. Fernando, aun no he podido salir del perfil del Poli pues cada vez es más intensa la actividad en estos días en las redes del Polifónco con la montña de Felicitaciones que hay que contestar. Quiero agradecer tu elogio, muy propio de tu hidalga personalidad. Siempre he creidó que lo importante es la misión yno quien la cumpla, por enciam de esas pequeñas querella domésticas, muy normales entre humanos, esta el ver más allá y actuar con justicia, por lo menos así lo asumo Yo como principio de vida.

    ResponderEliminar