sábado, 12 de septiembre de 2015

Rebotero: "¡Es el Equipo, estúpido, es el Equipo!





“Ser demócrata no es tarea sencilla”
Gloria Cuenca de Herrera, en su libro “De regreso de la revolución”. Editorial 05AH19.


La frase con la que titulamos esta edición especialísima de “Rebotero” pertenece al asesor electoral de Bill Clinton, de nombre James Carville. Sucedió que en la campaña de 1992 ese slogan “Es la economía, estúpido”, se transformó en un poderoso trampolín para acceder a la primera magistratura de los Estados Unidos.

Hoy le tomamos prestada la frase a Carville, para que recordemos el valor, la esencia, del sentido de EQUIPO en cualquier compromiso al que nos vayamos a enfrentar.

No puedo dejar de recordar mis tiempos de estudiante de bachillerato, en la Creación Venezuela de Vista Alegre: teníamos un equipo de Voleibol llamado Los Guerreros, del cual yo era la última opción de entrada a la cancha, ya que mi voleo era considerado el peor que jamás se haya visto, al decir de mi profesor José Luis Belo. Pero desde la banca, pueden jurarlo, yo hacía mi trabajo. Yo me sentía realizado animando a mis compañeros, que sí jugaban duro en eso de armas jugadas y rematar desde la net alta a nuestros rivales.

La vida me premió y desde 1986 tengo la fortuna de formar parte de una gran familia: la gente del básquet. Gente sensible, talentosa, jodedora, solidaria y que ama a este deporte, que con sus altos y bajos se me metió muy dentro del corazón.


II
La noche del viernes 11 de septiembre será recordada, no sólo por la enorme felicidad que nos regaló nuestra humilde selección nacional de baloncesto y su DT Néstor “Ché” García, frente a la favorita Canadá y sus nueve jugadores de la NBA.

No bien se había terminado el juego, frescas aún las lágrimas de emoción en los rostros de todos, un corrosivo grupo de fanáticos intolerantes comenzó su trabajo de dictaminar que “el equipo que va a Río de Janeiro 2016 debe ser sólo éste, nadie más”.

Estas y otras manifestaciones de estupidez inundaron las redes sociales, a niveles de paroxismo. Les diré a estos fanáticos fundamentalistas que este quinteto, el los Conquistadores del Palacio de los Deportes de Ciudad de México, va a ser reestructurado y perfeccionado con TODOS los talentos disponibles, estén donde estén.

Pasada la euforia del juego contra Canadá (por cierto, ¿se fijaron que desde la banca norteña no lanzaron una silla y se retiraron en silencio?), todos vamos a concentrarnos en el partido contra Argentina, en lo que sí será la coronación máxima: derrotar a los número tres del planeta, según el ranking de la FIBA.

Quien venga a vestir ahora la casaca nacional, eso sí, debe entender que no hay favoritismos, que debe ganarse el puesto, que es necesario ratificar el sentido de compromiso hacia un evento de muchísima exigencia competitiva. OJO y los que están han de confirmar un excelente nivel de juego, para estar en la magna cita brasileña del año que viene.
(Continuará…)

3 comentarios:

  1. Sin desperdicios. ¡Excelente artículo mi Fer!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre de acuerdo contigo en todo...

    ResponderEliminar