jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Qué estará tramando Don Armando Naranjo? Cumplir 100 años!!!


 Texto: Pedro Marrero y Fernando Peñalver

Hoy cumple 82 años Don Armando Naranjo, caraqueño nacido a una cuadra del Hotel Majestic en 1933.

En 1954 en los VII Juegos Deportivos Centro americano y del Caribe Vistió la camiseta de nuestra Selección de Baloncesto.

 
En 1955, desde las páginas deportivas del diario El Universal, comienza su dilatada carrera periodística, que le ha llevado a informar y sobre todo opinar, sobre temas candentes de la actualidad competitiva, desde sus muy leídas columnas “Quinteto” y “Entrevero”.

En 1962, cubrió con total brillantez la hazaña de los “Súperdotados” del atletismo, cuando Venezuela ganó el Campeonato Iberoamericano, en tiempo del Zar, Eduardo Alfonzo García.

Naranjo fue jefe de deportes de las páginas de El Nacional, rotativo donde laboró por 15 años, además de ser el creador de la revista “Dicen beisbol, dicen básket” (Editorial Agustín Lisbona) y llevó con éxito la coproducción de la edición venezolana de la revista española Don Basket.

Gremialista a carta cabal, formó parte de la primera junta directiva del Colegio Nacional de Periodistas. Es miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

En la administración pública, al mejor estilo de la vieja campaña de Sears, fue presidente del IND por “nueve días”, en su condición de integrante del directorio de esa institución, en los años sesenta del SXX.

Su participación en el movimiento que lideró Fernando Romero, para darle nuevos rumbos al Comité Olímpico Venezolano (1984) fue determinante. En 1990, fue jefe de comunicaciones inedista, bajo la batuta de Francisco “Paco” Diez.

Lleva en la actualidad la página www.quinteto.com.ve, que invitamos a seguir, dada la calidad, profundidad de análisis y ponderación en cada uno de sus escritos.



14 de Julio de 2010, Don Armando Naranjo, pionero de la Liga Especial y decano de la prensa especializada en la disciplina, dijo que todo el éxito que tiene el baloncesto en Venezuela se debe a la siembra de quien merecidamente ha se ha ganado el título de “Señor Baloncesto”. Leonardo Rodríguez

Fue parte del Circuito Radial de los Guaiqueríes de Margarita.
Donde compartió con Juvencio Ramos, Por muchos años

En una oportunidad conto esta historia que ahora se las hago llegar:
El primer contacto con el baloncesto de Nueva Esparta lo tuve en 1957 –entonces, como Secretario de la Federación que presidía José Beracasa, era principal responsable del certamen-, cuando un equipo formado por jugadores de Margarita y el refuerzo caraqueño Carlos Pulido debutó en los exitosos campeonatos nacionales de la época.
Fue en el Nuevo Circo de Caracas y la presentación no resultó auspiciosa, en absoluto. Tanto que en la fila de reveses cosechados figuró la jornada en que el mirandino Luis Navarro anotó –él solito- 107 puntos (de 109 del conjunto) para establecer un récord individual que supera, incluso, los 100 establecidos por Wilt Chamberlain para la NBA.

La divisa insular, por supuesto, “desapareció del mapa”, aunque algunos entusiastas continuaron practicando en medio de vicisitudes de la época. Y fue casi un cuarto de siglo más tarde, en 1971 –casualmente, incursionaba otra vez en el sector federativo, como vicepresidente de Arturo Redondo-, cuando supe de primera mano sobre lo que se producía en Nueva Esparta, pues a la selección nacional llegaba un margariteño, joven (19 años), fuerte y bien dotado para la disciplina: Cruz Lairet.
Vino después la fundación de la Liga Especial, en 1974, y comenzó el brusco cambio del baloncesto, que recogió los frutos sembrados en aquellos campeonatos nacionales, mejorando el modelo con su régimen de temporada, importados y televisión.
“Ese muchacho tiene otros hermanos que también juegan”, había escuchado al destacar el evidente talento de Cruz. Y el entusiasmo de Flavio Fridegotto y Tulio Sánchez, introductores de Carabobo en el basquet espectáculo abrió campo a la llegada de Luis Lairet, quien desarrollaría sus condiciones bajo los consejos de Nat Frazier. Entretanto, Cruz reaparecería como figura de Aragua, que tenía su sede en Maracay y estaba bajo la dirección de Mauricio Johnson,
Los Nacionales, que seguían realizándose anualmente bajo el control de la Federación, tenían reservada una sorpresa para su edición en Cumaná 75; Nueva Esparta, con un elenco cien por ciento margariteño, se llevaba el título en impresionante demostración, pasando por encima de los clásicos ganadores como DF, Carabobo y, especialmente Aragua, que había dominado los tiempos recientes. Claro que, ante tamaño exitazo, los propios atletas pensaron: ¿ y por qué no podemos jugar en la Liga Especial?,Como se acostumbraba en aquellos años, Cruz y otros buscaron el apoyo de las fuerzas vivas, logrando acogida en Rafael “Fucho” Tovar, Erról Yrausquín, ambos fallecido,Salvador Cupello, Elio Mutti, José Luis Bruzual, Félix Silva Moreno... y el respaldo general de los pobladores, incluidos profesionales jóvenes que como el médico Rómulo Ramos se incorporaron desde el primer momento.

Y se produjo el debut en 1977, con el resultado harto conocido de seis títulos consecutivos, algo sin precedentes en el deporte venezolano. Los hermanos Lairet (Cruz, Luis y Rodolfo) resultaron emblemáticos para Guaiqueríes de Margarita, una divisa nacida para hacer historia y que, con ocho títulos (1977 -1982,97,07), y tres subcampeonatos muestra el más rico palmarés del baloncesto nacional.
Pedro “Camaguey” Espinoza, ganador de tres títulos como DT, los hermanos José Luis y Antonio Morales, Jesús Castillo, Pablo Mata, Omar Fernández, Evencio Gómez, Antonio Faneite, Alexis Castillo, Clodomiro Rodríguez, René Gutiérrez, Adrían Naar y los norteamericanos Melvin Williams, Fred Frederick, Lewis Linder y Gerald Cunningham formaron con los Lairet la primera avanzada. Linder y Cunningham, por cierto, repitieron durante ocho y siete años respectivamente, convirtiéndose en ídolos insulares y mostrando, su pasta de campeones.
En el camino, por supuesto, se generó una encendida rivalidad con Trotamundos y, muy especialmente, con Caracas (hoy representada por Cocodrilos), natural resultado del enfrentamiento eterno entre los deportistas de la provincia y la capital.
Tan exitoso discurrir hace de Guaiqueríes de Margarita –cuyos partidos mueven verdaderas peregrinaciones hacia y desde el gimnasio de La Asunción- no solamente una divisa que ha marcado hito en el deporte.
Muchas felicitaciones Don Armando.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Rebotero (edición especial) / Bob Abreu no es el hombre para la crisis que viene en el Baloncesto LPB



 
Fernando Peñalver
@rebotero

Falsas, anodinas, sin alma, desabridas. Esas son las primeras impresiones que nos vienen a la mente, cuando leemos las declaraciones del señor presidente de la Liga Profesional de Baloncesto, Bob Abreu, tras el cónclave gerencial que culminó este miércoles 23 de septiembre en la ciudad de Valencia, estado Carabobo.


El señor presidente de LPB, quién puede dudarlo, es un Señor Deportista. Como Caraquista convicto y confeso que soy, puedo jurarlo por este puñado de cruces, ya que muchísimas alegrías me regaló, cuando vestía el uniforme de los gloriosos Leones.


Lo que pocos pueden contradecir, salvo sus más conspicuos aduladores y jaladores de bola, es que Bob Abreu ha sido, es y será la indiferencia encarnada hacia el baloncesto. La prueba más fehaciente de ello es el penoso viacrucis de “sus” Panteras de Miranda. 


“Es un momento importante para el baloncesto venezolano. Seguiremos trabajando para continuar los éxitos de la selección”. Sí, estas fueron TODAS las declaraciones de Abreu según se desprende del liliputiano boletín que usted puede ver en la página oficial www.lpb.com.ve


Que en un momento de encrucijadas difíciles, y teniendo como gran marco de alegría nacional el logro de los Conquistadores de México, el señor presidente de LPB tan sólo tenga palabras genéricas y frías, sin calor a séptimo juego de la final, es como para llevarse las manos a la cabeza.


Para la genuina gente del básquet, estas es una situación preocupante, vistas las grandes transformaciones que vienen en el formado de competencia LPB, cambios promovidos a punta de bayoneta por la FVB a través de la mismísima Fiba.


El último trimestre deportivo del año va a agarrar a la gente del baloncesto comenzando a tropezones la campaña 2015-2016, cosa que vemos muy improbable. El año fiscal de los patrocinantes sobrevivientes del baloncesto espectáculo no contempla en sus previsiones este compulsivo inicio.

Señoras y señores, colóquense en posición de impacto. Los alpes suizos se ven por las ventanillas del avión.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Rebotero: Tropezarse dos veces con la misma piedra o ¡mejor cinco importados en cancha!





Por Fernando Peñalver
@rebotero

La verdad es que quería esperar a que se aquietaran las pasiones, las múltiples exageraciones y manifestaciones corrosivas para compartir con ustedes lo que siento tras la brillante gesta de los Conquistadores de México, campeones de América con indiscutibles merecimientos.

Lo primero que me viene a la mente es que el periodismo deportivo no puede permitirse el lujo de perder las perspectivas de la historia. Leí con asombro expresiones de este tenor: “Al fin nos quitamos de encima la sombra de Portland” o “Deberíamos llamarlos los dioses de México”.

Cada cual es libre de incurrir en la exageración que desee. Puede negar los aportes de los de atrás y, cual neofanático, decretar que la historia existe desde los felices momentos aztecas a esta parte. No más.

Con afecto y no poca vergüenza, recordamos que en 1992 nosotros también caímos en esa nefasta tendencia de imponer el logro de los basquetbolistas, en detrimento del pasado, en específico del beisbol.

Confieso, Mea culpa, que llegamos a decir “por fin se acabó el yugo de los Héroes de 1941”, en abierta confrontación con venerables colegas que cubrieron lo que aconteció en La Habana, y que marcaría de una manera determinante la historia deportiva de Venezuela.

El tiempo se encargó de poner las cosas en su justo lugar: Daniel “Chino” Canónigo y sus compañeros hicieron su gesta y en 1992 Carl Herrera, Julio Toro y el resto del equipo hicieron algo ENORME al medirse al Dream Team por excelencia, al DT irrepetible.

Lo que sucedió después fue fatal: la Liga Especial (en ese momento Comisión Nacional de Baloncesto Especial) fue implosionada a causa de un contrato televisivo y en un parto por fórceps nació LPB, su heredera.

¿Y cuál fue el premio que recibieron los basquetbolistas criollos, por parte de los dueños de equipo? Pues que en el momento más brillante en la historia reciente de nuestro amado deporte, se aumentaba la cuota de importados en cancha “ya que la LPB debe dar espectáculo, no formar jugadores”.

Concluido el carnaval politiquero en torno a los Conquistadores de México, que incluyó el lanzamiento de unas botas de baloncesto “Hugo Chávez” en Miraflores, hago votos porque la historia no se repita, que sea el talento criollo el que marque el ritmo en la campaña 2016, la cual debería comenzar en el mes de octubre, tal y como lo ha determinado la Federación Internacional de Baloncesto.

Ojalá que el periodismo deportivo no se deje enceguecer por la soberbia, y que LPB no vaya a tropezarse dos veces en la misma piedra…

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Los Héroes de Portland más allá de la hazaña y el fanatismo


A mis hijos Gabriel y Gustavo, por el futuro próspero que les espera!

Cuando comencé en el periodismo deportivo, hace ya más de un cuarto de siglo, una de las ideas más odiosas con las que me topé en el camino fue aquella que sentenciaba "por encima de los Héroes del 41 no habrá nada más en la historia", idea ardorosamente defendida por quienes tuvieron el honor de ser testigos de la dorada gesta que llevó adelante el beisbol en la Serie Mundial de La Habana.
El paso del tiempo se encargó, no sólo de prestigiar lo que realizaron Daniel "Chino" Canónigo y sus compañeros, sino que le dio oportunidad de brillar a otras manifestaciones deportivas como el Boxeo ("Morochito" Rodríguez, los campeones del Cinturón de Diamante), el Hipismo con "Cañonero" en 1971 y posteriormente al baloncesto, que en la década de los años 70 vio nacer a la Liga Especial, idea del siempre activo Leonardo Rodríguez Juárez.
Poco a poco, aquellos "locos del 4.30" en tiempos de Carlos Andrés Pérez I, impusieron una idea que se multiplicó por factible, necesaria y eficiente.
Al amparo del roce con jugadores venidos de las mejores universidades de Estados Unidos, los basqueteros venezolanos crecieron en cantidad y calidad, hasta elevarse a finales de los años ochenta del SXX a las cotas más altas de la montaña, cuya cúspide fue coronada el 5 de julio de 1992, cuando enfrentamos al Dream Team ORIGINAL de los Estados Unidos, en el Preolímpico de Portland.
Recordamos que a su arribo a Maiquetía, una fervorosa masa humana les tributó una ovación que pocas veces se ha escuchado en este país. Como ayer y como ahora, los tarimeros con poder buscaron salir en la foto, con aquellos muchachos, siempre enfocados por las cámaras de Radio Caracas Televisión, canal cuyas imágenes son pirateadas ahora y con fines electoreros por parte de la Nueva Pdvsa.
Han pasado 20 años y, con pesar, tendremos que decir que los Héroes de Portland han dado para todo. La hazaña de Julio Toro y sus hombres  no debe convertirse en un fetiche, en un techo para las futuras generaciones de basqueteros tan o más talentosos que los fraternos muchachos de aquellos tiempos de mediados de los años 80 del SXX.
El grupo de jóvenes atletas que intervino en el Repechaje puso lo mejor de si y, el hecho de tener a dos clasificados a Londres en el mismo grupo, habla a las claras de lo empinado del sendero. A pesar de la fugaz rabia y del despecho por lo que pudo haber sido y no fue, soy optimista por lo que viene: porque la Vinotinto del básquet va a darnos más y mejores momentos que los vividos en Portland en un ya lejano 1992.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Rebotero: "¡Es el Equipo, estúpido, es el Equipo!





“Ser demócrata no es tarea sencilla”
Gloria Cuenca de Herrera, en su libro “De regreso de la revolución”. Editorial 05AH19.


La frase con la que titulamos esta edición especialísima de “Rebotero” pertenece al asesor electoral de Bill Clinton, de nombre James Carville. Sucedió que en la campaña de 1992 ese slogan “Es la economía, estúpido”, se transformó en un poderoso trampolín para acceder a la primera magistratura de los Estados Unidos.

Hoy le tomamos prestada la frase a Carville, para que recordemos el valor, la esencia, del sentido de EQUIPO en cualquier compromiso al que nos vayamos a enfrentar.

No puedo dejar de recordar mis tiempos de estudiante de bachillerato, en la Creación Venezuela de Vista Alegre: teníamos un equipo de Voleibol llamado Los Guerreros, del cual yo era la última opción de entrada a la cancha, ya que mi voleo era considerado el peor que jamás se haya visto, al decir de mi profesor José Luis Belo. Pero desde la banca, pueden jurarlo, yo hacía mi trabajo. Yo me sentía realizado animando a mis compañeros, que sí jugaban duro en eso de armas jugadas y rematar desde la net alta a nuestros rivales.

La vida me premió y desde 1986 tengo la fortuna de formar parte de una gran familia: la gente del básquet. Gente sensible, talentosa, jodedora, solidaria y que ama a este deporte, que con sus altos y bajos se me metió muy dentro del corazón.


II
La noche del viernes 11 de septiembre será recordada, no sólo por la enorme felicidad que nos regaló nuestra humilde selección nacional de baloncesto y su DT Néstor “Ché” García, frente a la favorita Canadá y sus nueve jugadores de la NBA.

No bien se había terminado el juego, frescas aún las lágrimas de emoción en los rostros de todos, un corrosivo grupo de fanáticos intolerantes comenzó su trabajo de dictaminar que “el equipo que va a Río de Janeiro 2016 debe ser sólo éste, nadie más”.

Estas y otras manifestaciones de estupidez inundaron las redes sociales, a niveles de paroxismo. Les diré a estos fanáticos fundamentalistas que este quinteto, el los Conquistadores del Palacio de los Deportes de Ciudad de México, va a ser reestructurado y perfeccionado con TODOS los talentos disponibles, estén donde estén.

Pasada la euforia del juego contra Canadá (por cierto, ¿se fijaron que desde la banca norteña no lanzaron una silla y se retiraron en silencio?), todos vamos a concentrarnos en el partido contra Argentina, en lo que sí será la coronación máxima: derrotar a los número tres del planeta, según el ranking de la FIBA.

Quien venga a vestir ahora la casaca nacional, eso sí, debe entender que no hay favoritismos, que debe ganarse el puesto, que es necesario ratificar el sentido de compromiso hacia un evento de muchísima exigencia competitiva. OJO y los que están han de confirmar un excelente nivel de juego, para estar en la magna cita brasileña del año que viene.
(Continuará…)

viernes, 11 de septiembre de 2015

Rebotero: ¡Crucifiquen a Greivis Vásquez!



1987: Ciudad Universitaria de la UCV, Escuela de Comunicación Social. Seminario de Periodismo Deportivo. Invitado Pompeyo Davalillo.

"Cuando jugaba para Washington, no había en Caracas ni Maracaibo quien no buscara de saludarme o invitarme una cerveza. Pero sucedió que, cuando me lesioné, esas mismas personas que querían  tomarse una foto conmigo, cruzaban la calle para no verme en muletas. Para no encontrarse conmigo.".

Las selecciones nacionales representan el mejor talento disponible y DISPUESTO para afrontar un determinado compromiso deportivo.
Existe la entendible aunque infantil pretensión de juntar a "lo mejor de lo mejor", y de esa manera asegurarnos la victoria.
Recordemos que los Estados Unidos, la meca del baloncesto, tan sólo pudo conformar el primer y único gran Dream Team en 1992, luego de varios fracasos.
A finales de los años 80 del SXX, específicamente en 1989, Sam Shephard accedió de manera voluntaria a representar a Venezuela. Fue una decisión personal, tan personal como su naturalización desde 1983.
Esa decisión coincidió con la explosión de varios talentos emergentes, Carl Herrera de los más sobresalientes. Allí surgió la gesta bautizada como los "Héroes de Portland", quienes llegaron a disputar la final del Preolímpico 1992 contra el Dream Team original, con la misma humildad y garra con la que han jugado los guerreros del Preolímpico de
México 2015.

II
A la distancia lucen caníbales, desproporcionados y salvajes los ataques que ha recibido Greivis Vásquez, por parte de la muy necia Afición Borbónica: los únicos dueños de la verdad, aquellos inmaculados que no sólo son capaces de determinar qué está bien o mal en la cancha. Son, con justísimos merecimientos, los más patrioteros desde 1821 a la fecha en la república.
Esta Afición Borbónica (y no pocos de los dirigentes y cargamaletines, muy afectos a los dólares) dictamiraron que si Greivis felicita a sus compañeros semifinalistas vía twitter, debe callarse por traidor y desertor.
Greivis ejerció su  derecho a protestar a la dudosa dirigencia de la FVB, entidad que hace tiempo reclama un cambio gerencial y ético. Quizás en lo que no reparan los francotiradores de oficio, es que las críticas del tercer NBA de Venezuela sirvieron para mejorar las condiciones de sus compañeros en tierras aztecas.
¿Que si Greivis es un presuntuoso? Habría que preguntárselo. El forma parte de la selecta élite de los 300 mejores jugadores del mundo y eso eleva sus expectativas a la hora de decidir si va o no a una concentración, cosa que sucederá en un futuro no muy lejano.

III
Para quienes prepararan el paredón de fusilamiento, la paila de aceite hirviente o el Garrote Vil para Greivis, les  aconsejamos cambiar la polaridad de su resentida energía, por la luz de la serenidad, a fin de que nuestro equipo, nuestra selección termine de coronar el pase a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, con un campeonato en el Palacio de los Deportes este sábado en la gran Final del Preolímpico 2015.
En 30 años de vivencias directas, he podido comprobar la inteligencia, sensibilidad y honestidad de mi gente del básquet. Espero que la intolerancia y la estrechez mental no hayan corrompido a una familia a la que tanto quiero y deseo lo mejor.
¡Dios bendiga a la Vinotinto del básquet!